Receta Para Engordar a un Niño

Hoy continuamos con las anécdotas. Te cuento que esta ocurrió en el consultorio, es muy frecuente  y seguramente varios de ustedes lo viven en el núcleo familiar.

Como muchos ya saben el sistema de trabajo en nuestro consultorio ( y que nos ha dado muy buenos resultados ) es la concurrencia muy frecuente a las consultas. Esta forma de trabajar nos permite entablar una excelente empatía  con nuestros pacientes. Razón por la cual vivimos durante todo su tratamiento momentos alegres y tristes de su vida, hábitos, stress etc etc . En definitiva todas causas  pueden afectar sobre su tratamiento.

 En una palabra conocemos bastante las costumbres de cada uno y de este modo trabajamos junto al paciente modificando hábitos que lo han llevado a tener un cuerpo no deseado o poco saludable. Es por eso que estamos repletos de anécdotas y conductas que publicadas, pueden servir a los que nos siguen por este espacio a cambiar algunos hábitos alimentarios

Hoy le presentamos como se transforma un niño delgado, en un adulto con problemas de obesidad.

Empecemos entonces:

“Mónica concurrió ayer al consultorio alrededor de las 15 hs. Siempre viene con su hijo Ariel de unos 4 años como acompañante. Mónica es una paciente que hace unos meses que viene al consultorio. Ha bajado unos doce kilogramos de peso y su marido según tengo entendido también tiene un exceso de peso importante.

Ariel siempre llega tomado de la mano de Mónica. Mamá le ocupa una mano….y la otra también está ocupada. ¿Ocupada con qué? Me preguntarás . Ocupada de comida. No precisamente de un yogurth o una fruta. Generalmente galletitas dulces, snacks, gaseosas, juguitos azucarados, golosinas.

Hace unos días me llamó la atención una barra larga y fina que Ariel  traía en su mano. Entonces le pregunté:

-Ariel: ¿Qué es eso que tienes en la mano?

 Muy inocente de mi parte. Me miro como diciendo: ¡No tenés idea! Se encogió de hombros y en una palabra me contestó:

– ¡Chicle! Y siguió masticando.

-¡A sí! – agregó Mónica.¡ Los chicles que están de moda ahora vienen por metro! ¡Y yo se los compro total que aproveche que es flaco!

¿Qué les parece?

Es la receta perfecta para elaborar una persona con problemas de peso. Veamos sus ingredientes:

Primer ingrediente: Genética. Ariel tiene solo por genética el 70% de probabilidades de sufrir problemas de peso. O sea 7 de cada 10 niños con padres obesos tendrán obesidad. Sin embargo, genética no significa destino. Esto es, se puede luchar contra la genética.

Segundo ingrediente: Comida chatarra. Estas comidas con alto índice glucémico, cargadas de grasa, en cualquier horario, como forma de hábito alimentario en el niño, lograran en el pequeño, cuando adulto, predisposición a ingerir estos alimentos. No pretenda que le gusten entonces las verduras, frutas y proteínas ya que no se le fomentó la ingesta de ese tipo de alimentos.

Estos dos puntos son la receta perfecta: Genética más medio ambiente.

Podrás decirme como dice Mónica: ¡Pero que aproveche que es flaco!

Te cuento algo: Incorporando habitualmente este tipo de alimento estás produciendo varios cambios  en el cuerpo del niño. A nivel cerebral se acostumbrará a recompensarse con ese tipo de comida y en cualquier horario ( como Ariel) Después de adulto, lo hará con él mismo y con sus hijos.

 Además aunque esté flaco, sus células grasas se están multiplicando, está creciendo su pool de células grasas (aunque no aumente de peso ) para luego en unos años ese pool graso aumente de tamaño y allí si aumente de peso.

Listo, he aquí la receta. Si aún está a tiempo, intente de a poco cambiar los hábitos familiares y de su hijo. Y si su hijo ya tiene exceso de peso medite en cuanto usted contribuyó y no lo culpe.

“El forma parte del medio ambiente que usted contribuyó a formar, solo bríndele ayuda”.

Esperamos mucho sus comentarios.
Que tengan un buen día

Dr. Esteban Marinho